sábado, 27 de noviembre de 2010

Es evidente que algo pasa

Y es momento ya, de que los responsables de lo que está pasando o de cambiar la situación actúen.
Cuando íbamos ganando 1-0, estaba contento por la victoria, pero pensaba en el post que escribiría cuando acabara el partido y lo que iba a decir era que sí, que ganábamos, pero que éste no era el Sevilla FC que yo quería ver, porque no manda, porque no tiene velocidad, porque no asusta, porque iba ganando porque el Getafe no jugaba a nada. Acababa de ver ganar al Villarreal en Zaragoza, nuestro verdadero rival, porque va tercero, y encuentro una diferencia abismal entre ambos.
Y, de alguna manera, lo ocurrido en la segunda parte, me da la razón. En cuanto el Getafe quiso hacer algo de daño, nos destrozó.
En el fútbol de hoy en día hay dos características que deben tener los equipos y que este Sevilla no tiene. Intensidad en defensa y velocidad en ataque. Ni defendemos con intensidad cuando no tenemos la pelota, ni salimos con rapidez en busca de la portería cuando la tenemos, y así es muy difícil ganar.
Rectificar es de sabios. Y es de sabios porque para rectificar hay que reconocer que nos hemos equivocado y sólo las personas inteligentes son capaces de reconocer sus errores.
Si verdad queremos quedar entre los cuatro primeros, hay que cambiar muchas cosas y ahora que se abre el mercado de inviernos hay que hacer un esfuerzo.
Si no lo hacemos, me temo que esta temporada va a ser de transición, y eso, en un equipo como el nuestro, acostumbrado a ganar mucho últimamente, es difícil de digerir.
En fin, intentemos cambiar el chip, pues tenemos un partido importantísimo en París en unos días y no vale de nada lamentarse.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Qué no pase nunca más

video
Ese es mi único deseo. Que lo de anoche no vuelva a pasar. Antonio no se merece esto, Antonio, que se dejó la vida en el Ramón Sánchez-Pizjuán, que con aquel maravilloso zurdazo nos llevó a vivir la primera final de nuestra vida a la mayoría de nosotros, que fue capaz de unir por primera vez a sevillistas y béticos, Antonio no se merece esto.
Yo no necesito un trofeo con su nombre para recordarlo, me acuerdo de él cada día, cada partido en el minuto 16, cada vez que hay un gol en su Gol Norte, cada vez que ganamos algo, cada vez que una pelota pasa por donde se desplomó y donde se levantó como lo que era, un luchador. Pero me encanta la idea de hacer perdurar su memoria con un trofeo con su nombre.
Pero él se merece mucho más.
Espero que el club no vuelva a faltarle el respeto a su memoria organizando el Trofeo contra un equipo como el Granada, como antes el Xerez o el Málaga. Y lo siento, no tengo nada contra esos equipos, pero creo que el Trofeo Antonio Puerta se merece que lo jueguen los mejores equipos de Europa, el campeón cada año de la Uefa, o el de la Supercopa de Europa, o el Shalke 04 cada año. Hasta el Betis me parece un gran rival aunque esté en Segunda para este partido. Pero el Málaga, el Xerez o el Granada, es faltarle al respeto.
Y espero que los jugadores no vuelvan a faltarle el respeto a Antonio en su Trofeo, un Trofeo que tendrían que luchar como si se estuvieran jugando la vida, porque fue eso lo que él se dejó en la hierba. Lo que hicieron ayer nuestros jugadores, llevando todos el 16 en el pecho, no tiene nombre.
Y por último, espero que los aficionados nunca más faltemos el respeto a nuestro querido Antonio, porque independientemente de la categoría del rival o del poco entusiasmo que le pongan los jugadores, de la fecha o de cualquier otra razón, el día de homenaje a nuestro Eterno 16 las gradas del Ramón Sánchez-Pizjuián deberían estar a rebosar, lleno hasta la bandera, con el cartel en la puerta de "No hay billetes".
Y por supuesto, que si alguien se vuelve a llevar nuestro Trofeo, que sea sudando sangre y no como lo hicieron ayer los granadinos.
Hacía tiempo que no sentía tanta pena. Perdónanos Antonio.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Se acabó la racha casera

Justo cuando habíamos enderezado el rumbo en los partidos como visitante y teníamos dos partidos en casa ante equipos de menor nivel, hemos vuelto a fallar.
Yo no sé lo que pasa últimamente, pero la fiabilidad del equipo ha bajado mucho, de forma que siempre que lo tiene de dulce para situarse bien en la liga, falla. Igualmente, cuando peor lo tiene suele dar lo mejor de sí y gana los partidos.
En este caso, hemos perdido ante el Mallorca, tras una desastrosa primera parte en la que los mallorquines merecieron irse al descanso por delante en el marcador, pese a que el gol lo marcaran, precisamente cuando mejor estábamos. Es verdad que en la segunda parte, el Sevilla mejoró bastante y fuimos acreedores como mínimo, del empate, pero cuando éste estaba en el zurrón, en una jugada a balón parado recibimos el segundo gol.
No entiendo las rotaciones que ha hecho hoy Manzano. Si había problemas físicos de algunos jugadores, vale, pero si no los había, no entiendo por qué se han quedado fuera jugadores básicos hoy en día, como Cáceres, Konko y Romaric.
No lo entiendo porque no hay partido entre semana, si lo hubiera sí, pero como no lo hay no entiendo el por qué dar descanso a jugadores importantes.
Porque precisamente el partido de hoy era de esos que hay que ganar sí o sí, porque de haberlo ganado hubiéramos superado al Valencia en la tabla y nos hubiéramos acercado muchísimo al Villarreal y entonces, la semana que viene, sí que podíamos haber dado descanso a algunos jugadores ante el inminente partido ante el PSG. Pero en éste, no lo entiendo.
Como no entiendo el empecinamiento que tiene en poner a Kanouté de mediocentro en cuanto las cosas se tuercen, porque Romaric creo que puedo hacer mejor esa función, sobre todo en casa.
El caso es que hemos regalado la primera parte y luego hemos tenido que jugar contra corriente.
Y sigo sin saber por qué no se les da más minutos en liga a jugadores como Acosta o José Carlos.
En fin, una nueva oportunidad perdida de meternos en puestos de Champions y de recortar puntos al tercero.

El día de hoy sirve como ejemplo

La lucha que el Sevilla FC encabeza contra el R. Madrid y el FC Barcelona, no lucha futbolística, porque ahí, me temo que hoy en día es imposible, sino la lucha por un reparto más igualitario, más parecido al de las otras grandes competiciones europeas, de los derechos televisivos, se justifica fácilmente con observar la jornada de hoy.
Toda la tarde delante de la televisión, viendo fútbol, da para eso y más.
Empecé la jornada viendo el partido de la liga inglesa entre el Birminghan y el Chelsea, con derrota de los segundos. Antes, el Ársenal perdía 2-3 con los Spurs. Con estos resultados hay cinco equipos con aspiraciones de ganar el título liguero. Igualdad deportiva en una liga con un reparto equitativo de los derechos televisivos.
Después empezaron los partidos de la liga española. Primero un igualídisimo partido entre el Villarreal y el Valencia, tercero y cuarto de la liga, separados por sólo tres puntos. Cada uno a su estilo hizo un buen partido y el empate en el marcador es fiel reflejo de la igualdad en el partido, por mucho que alguno u otro piense que alguno de los equipos mereció algo más.
Y luego, los dos partidos del Barcelona y el R. Madrid. 0-8 ganó el Barcelona en Almería y 5-1 el Madrid al Ahtletic.
Esta es la liga que tenemos. Esta es la liga que quieren estos dos mastodontes. Una liga de dos, en la que cada año uno u otro gane la competición. Una liga de dos y otra de dieciocho equipos.
Esto es lo que nos espera si el Sevilla FC con la ayuda de otros equipos no consigue parar esto.

jueves, 18 de noviembre de 2010

El camino hacia la Sexta Copa de España

Después de haber pasado de forma brillante ante el Real Unión de Irún, ya sabemos el camino que tendremos que recorrer para llevar a nuestras vitrinas una nueva Copa de España.
Este camino empezará en el Ramón Sánchez Pizjuán el día 22 de diciembre contra el Málaga, con la vuelta el día de Reyes en la ciudad malacitana.
Una vez hayamos eliminado a los malagueños,  tendremos que viajar al levante español, ya sea a Villarreal o Valencia, pues igual que habrá un duelo andaluz, también habrá uno de la comunidad valenciana. Estos partidos serán el 12 y el 19 de enero.
Y para las semifinales, tendremos que desplazarnos, previsiblemente, a Madrid, pues nuestro rival saldrá de los enfrentamientos Real Madrid-Almeria y Atc. de Madrid-Español, por lo que sería posible una visita en semifinales a Almería o Barcelona, aunque no la veo muy factible, pues parece que este año los merengues quieren ganar la Copa (no será que lo quieren todos los años pero que no pueden, quién sabe). El caso es que sea donde sea de esas tres ciudades, la eliminatoria será el 26 de enero y el 2 de febrero con la vuelta fuera de casa.
La gran final, el día 20 abril, en plena Semana Santa sevillana.
No habrá derbi salvo que ambos lleguemos a la final, lo cual, en el caso del segundo equipo de la ciudad lo veo harto complicado.

El camino no va a ser fácil, aunque tampoco, ni mucho menos, lo era el año pasado y la Copa se vino para Sevilla. Tampoco lo era el anterior a ése y no nos plantamos en la final por aquel horroroso partido ante el Athletic en San Mamés.

El caso es que para un equipo como el Sevilla FC, que en la actualidad, no puede luchar por el campeonato liguero, que no, que no puede, lo diga quien lo diga, ganar la Copa o la Europe League es un objetivo por el que tiene que pelear cada año.
Si cayera la sexta, significaría que en sólo 4 años habría conseguido los mismos títulos que en el resto de la historia de nuestro club, lo cual, sería para quitarse el sombrero.

De momento, el Málaga.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Y por fin llegó la victoria fuera de casa

Bueno, en la liga, porque tanto en la Copa como en la Europe League el Sevilla FC de Gregorio Manzano ya sabía lo que era ganar.
Pero en liga, los dos primeros partidos fuera de casa se contaban con derrotas.Tanto era la crisis que al empezar el partido contra el Zaragoza, el comentarista de Gol TV lo comentó varias veces.
Pero se acabó. Hemos ganado y somos quintos en la clasificación, empatados a puntos con el Valencia, al cual le hemos ganado y si acabáramos empatados a puntos al final de liga, ellos serían de Europe League y nosotros de Champions, que es nuestro objetivo.
Y una vez disfrutado de la victoria, que bien que la he disfrutado, me gustaría hablar de determinados cosas:
- Sensaciones durante el partido: Independientemente de haber ganado, el equipo, fuera de casa, no me transmite seguridad. Y no me la transmite porque creo que después de haber hecho el ridículo en Barcelona y ver como el Villarreal, nuestro máximo rival ahora mismo, fue capaz de disputarle el partido, aunque al final se llevara tres goles, esperaba que el Sevilla FC en casa del colista de la Primera División diera otro imagen. Ante un equipo que pierde en casa en Copa del Rey ante un equipo de Segunda División, debemos dar otra imagen. Creo que fuera de casa, también tenemos que dominar los partidos y dejar claro que somos superiores. Sin embargo la primera parte fue totalmente insulsa, con mucho fútbol control (el Zaragoza no llegó en toda la primera parte) y prácticamente una sola ocasión de gol, que convirtió Luis Fabiano en el primer gol.
Y la segunda, fue un auténtico corre calles, en el que tuvimos suerte y conseguimos ganar. Es verdad que la segunda parte viene marcada por otra actuación incomprensible del "Engominado", que una vez, nos machacó.
Impresionante el penalti que no pita y muy rigurosa la roja sacada a Fernando Navarro, porque creo que no era el último hombre.
Creo, que no podemos jugar así en Zaragoza, que hay que demostrar y hacer mucho más para de verdad, poder luchar por el tercer puesto.

- Negredo: Está en un gran momento, recordando el Negredo por el que el Sevilla hizo un desembolso tan importante y creo que debería ser titular. Luis Fabiano, pese a marcar y estar muy participativo en todo momento, creo que está ahora mismo, peor que Luis y creo que siempre deben jugar los mejores.

- Perotti: Aunque mejoró actuación, sigo pensando que no está en un  buen momento y por contra, jugadores como Alfaro, José Carlos o Acosta están pidiendo a gritos más oportunidades. No hay que tener miedo a sentarlo en el banquillo y darle oportunidades a jugadores que siempre que salen demuestran que pueden tener un sitio.

En fin, una semana de tranquilidad y ahora dos partidos en casa muy importantes, ante rivales incómodos pero batibles.
La victoria en estos dos partidos nos colacaría en una cómoda situación para enfrentarnos antes de las fiestas a Real Madrid, Almería y Villarreal en liga y a PSG y Borussia Dormunt en Europe League.

jueves, 11 de noviembre de 2010

1000

Éste que estoy escribiendo, es el post número 1000 desde que empecé esta aventura el 10 de junio de 2006.
Me parece increíble haberme puesto delante del teclado en 1000 ocasiones para escribir en este blog, pero más incréíble me parece haber recibido en estos cuatro años y pico más de 68.000 visitas, tener 21 seguidores o haber estado en el puesto 11 de los blogs sevillistas según la web blogosfera sevillista.
Lo único que espero del futuro es seguir manteniendo esta misma ilusión por escribir y por supuesto, que todo lo que tenga que decir sea bueno para el Sevilla FC.

Por lo demás, sólo daros las gracias a todos los que entráis por aquí y dedicáis a leer las cosas que escribo, una de las cosas más preciadas que tenemos, nuestro tiempo.

Gracias.

A octavos, goleando

Que me dejen de historias de equipos inferiores, etc, meter 6 goles en un partido, sea cual sea el rival, no es fácil, así que estoy muy orgulloso del partido desarrollado por el Sevilla FC, porque es complicado conseguir la motivación necesaria para, en una eliminatoria tan sentenciada y un rival tan inferior, ser capaz de meter 6 goles.
La motivación, el hambre de gol, que llevó al equipo a machacar a los vascos vino por la inclusión de jugadores que no juegan tan habitualmente o del filial, y que hicieron todo lo posible por dar espectáculo a los presentes y a los que vieron el partido por SFC Televisión.
Creo que hay que felicitar a todos los jugadores, aunque yo, será porque tengo debilidad por él, me quedo con Lautaro Acosta, como el mejor jugador del partido.
Los octavos de final serán el 22 de diciembre la ida y el 5 de enero la vuelta.
Para esta eliminatoria, en plenas fechas navideñas, me gustaría enfrentarme al eterno rival, pues es una oportunidad de mantener vivo el espíritu futbolero durante las navidades y, el de jugar una eliminatoria ante un rival de inferior categoría.
La suerte decidirá.

martes, 9 de noviembre de 2010

Y se ganó.

Decía ayer lo importante que era ganar el partido de hoy, y lo hemos conseguido, que es lo primero y más importante.
Respecto al juego, aunque fue un partido vibrante y con muchas ocasiones (sobre todo al final), no quedé del  todo satisfecho por una razón, con 1-0 en el marcador y ante un rival como el Valencia hay que matar el partido y no convertirlo en un corre calles, donde jugadores de calidad como los valencianistas pueden darte la noche.
Aunque en  todas partes escucho que Manzano acertó con los cambios, porque ambos marcaron, yo como siempre, intento alejarme del resultadismo, y aunque evidentemente, los dos jugadores que salieron marcaron, creo que los cambios no fueron ni los más acertados ni oportunos.
Y digo esto porque, en mi opinión, aunque claro, es una opinión de aficionado, aunque de muchos años, el Valencia, tras la expulsión del jugador turco, se había hecho dueño del partido presionando muy arriba y yo hubiera optado por quitar, por ejemplo a Dabo, jugármela con una línea de tres formada por Cáceres, Alexis y Fernando Navarro y hubiera metido un jugador en el centro del campo, por ejemplo a Zokora, para que Kanuoté se pudiera poner de punta. Sin embargo, el cambio fue el de Romaric por Negredo, colocando a Kanouté en el medio, que para mí, fue un error pues el Valencia entró por el centro con mucha facilidad.
Y a eso hay que añadirle que el cambio de Perotti por Alfaro tenía que haberse hecho mucho antes, porque Perotti no está acertado y Alfaro está en estado de gracia y yo pienso que siempre tienen que jugar los que estén mejor.
Además de todo esto, justo antes de la entrada de Alfaro, aunque es verdad que Perotti estaba pidiendo a gritos el cambio, sigo insistiendo en que debíamos haber reforzado el centro del campo. Creo que si Unai Émerit hubiera quitado a alguno de los delanteros y hubiera dado entrada a un medio centro, el Sevilla FC lo hubiera pasado mal.
De cualquier forma, el Sevilla FC ganó, que ya estamos otra vez en puestos europeos, a tiro de piedra de la Champions, empatados a puntos con un Valencia que empezó fortísimo y con el gol-average a nuestro favor.
Ahora, a pensar en Zaragoza, con el trámite del miércoles ante el Irún, donde sobre todo, lo más importante es que no haya que lamentar lesiones.
Por último, quiero destacar el partidazo que una vez ha hecho Cáceres, tanto en defensa como en ataque, demostrando a todos que es un jugador de clase A y que con su fichaje estamos recuperando el hueco que dejó nuestro Gran Capitán.

domingo, 7 de noviembre de 2010

La importancia de ganar mañana

Una vez han terminado todo los partidos de esta jornada, salvo el que tenemos que jugar nosotros mañana ante el Valencia, se me antoja importantísima la victoria.
Después de 10 jornadas, más de un 25% de la temporada, ganar significaría:
  • Ganar uno de esos partidos de más de 3 puntos, porque lleveríamos ventaja, pendientes del partido de vuelta, para un hipotético empate a puntos al final de la liga.
  • Empataríamos a puntos con el Valencia, y superaríamos en la tabla a Mallorca, Atlético y Real Sociedad, que actualmente están por encima de nosotros, colocándonos en el sexto puesto, empatados con el quinto.
  • El Español, primer equipo Champions quedaría a sólo un punto y el Villarreal, nuestro objetivo a largo plazo a 6 puntos.
Tampoco pasaría nada si no lográsemos la victoria, porque queda mucha liga todavía, pero sí que es verdad que la victoría nos vendría muy bien para afrontar los próximos tres partidos, el primero fuera ante uno Zaragoza en lo más bajo de la tabla, y dos partidos en casa ante Mallorca y Getafe.

Mañana, por tanto, nos jugamos algo más que tres puntos y es necesario que desde el primer jugador al último aficionado nos dejemos la piel en el campo para conseguir la victoria.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Líderes tres partidos después de la hecatombe

Como dije en la previa, parecía que tras los partidos ante Sporting de Braga y PSG, había llegado la hecatombe sevillista en Europa. Pero sólo tres jornadas después estamos líderes de un grupo más que difícil.
Nosotros ganamos 4-0 (aunque ahora dirán que los ucranianos son una banda) y franceses y alemanes empataron nuevamente, por lo que lideramos el grupo con 9 puntos, seguidos de PSG con 8 y Borussia Dormunt con 5.
La clasificación está en nuestro bolsillo. Jugaremo en Francia dentro de casi un mes y allí podremos sentenciar, pero con una premisa, pase lo que pase allí y en el otro partido entre los alemanes y el Karpaty, con empatar en casa con los primeros, estaremos clasificados.
Ganar 4-0 en Europa, sea cual sea el rival no es fácil. Y ayer lo hicimos, y lo hicimos con muchas rotaciones, las posibles por culpa de las lesiones que un año más vuelven a azotarnos.
Fueron 4, pero pudieron ser algunos más si Negredo, Alfaro o José Carlos hubieran estado más acertado en  jugadas puntuales, sobre todo el primero, que pese a todo hizo un partidazo y está pidiendo a gritos la titularidad en los partidos "importantes" y si hubieran sido bastantes más si el equipo no hubiera echado el freno, algo que digustó un poco a la afición, pero que hay que entender como normal.
El único "pero", la defensa, que pese a no encajar ningún gol, demostró que no acaba de asegurar los partidos, por muy débil que pueda ser el rival, y cuando digo defensa, no me refiero a los cuatro de atrás, sino al sistema defensivo del equipo.
Por lo demás, bien como siempre Cáceres y algo más flojillo Escudé, que no acaba de coger el punto. Muy bien Zokora y Cigarini y por supuesto, los de delante, que marcaron las diferencias.
Mal Perotti, que está en una baja forma preocupante, sobre todo por la lesión de Jesús Navas.
En fin, que hemos recuperado en Europa algo del aire y de la confianza perdidas en Barcelona, algo crucial para el importantísimo partido del lunes ante el Valencia en el Ramón Sánchez-Pizjuán.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Ganar para sentenciar el pase de ronda

Cuando perdimos en casa ante el PSG en la primera jornada de la liguilla, pocos sevillistas podíamos pensar que a punto de disputarse la cuarta jornada de la liguilla, en casa y ante el rival débil del grupo, íbamos a depender de nosotros mismos para dar hoy un paso de gigante en la clasificación.
A falta por jugarse, por tanto, 3 partidos, en casa contra Karpaty y Dormunt y fuera ante el PSG, en esta jornada las cosas están así:
PSG: 7 puntos.
Sevilla FC: 6 puntos
Dormunt: 4 puntos
Karpaty: 0 puntos.
Una victoria del Sevilla ante los ucranianos nos pondría con 9 puntos, por lo que a falta de dos partidos, una derrota del Dormunt ante el PSG, clasificaría a los franceses, que nos recibiría en la siguiente jornada ya clasificado y dejaría a los alemanes a 5 puntos de nosotros, por lo que prácticamente tendríamos la clasificación en la mano, ya que podríamos llegar al último partido ya clasificados.
Siempre contando con una victoria nuestra, el empate entre alemanes y franceses, dejaría a los primeros con 5 puntos y a los segundos con 8, de forma que seríamos líderes de la clasificación y tendríamos a los alemanes a 4 puntos. Tampoco estaría mal para afrontar las dos últimas jornadas, pero ahí nos encontraríamos a un equipo francés más peligroso.
La victoria alemana sería el peor resultado, pues franceses y alemanes empatarían a punto pero estarían además a 2 puntos de nosotros, con lo que, al jugar ellos un partido ante los ucranianos, se apretaría mucho la clasificación.
Lo que está claro es que la clasificación pasa por la victoria hoy aquí y creo que ésta debe ser, como se lee por todos los portales de internet, sí o sí, sobre todo después de la lamentable imagen dada ante el FC Barcelona.
Y todo, con varios jugadores importantes lesionados (importantes por su titularidad o por ser jugadores útiles para las rotaciones) y con un partido el lunes, que pese a que no podamos considerarlo una final, como dijo Renato, sí como un partido que puede marcar los derroteros del Sevilla FC para el resto de la temporada.
Pero primero, a por los de verde.

martes, 2 de noviembre de 2010

Fútbol y baloncesto

Este fin de semana he hecho dos de las cosas que más me gustan, viajar y ver al Sevilla FC. Pero además, aprovechando que Zaragoza está cerca de Barcelona y de camino a casa, aproveché para ver el CAI Zaragoza-Cajasol.
Vaya diferencia. Cuánto tenemos que aprender del baloncesto, cuánto.
El sábado, me paseé por Barcelona con mi camiseta del Sevilla FC y la verdad, pasé prácticamente desapercibido. Algunas miradas, algunos comentarios cuando pasaba sobre que el Barça jugaba esa noche e incluso me preguntaron a qué hora.
Me sentía cómodo luciendo la camiseta de mi equipo, incluso cuando me cruzaba con seguidores del Barça por las calles de la ciudad, aunque claro, todos ellos eran turistas como yo.
Cuando llegó la hora del partido, un amigo de Barcelona y muy culé, me dijo que era mejor que me quitara la camiseta o que al menos no la llevara puesta.
Menos mal que le hice caso. Al partido fui con mi mujer y mis padres y lo vivido allí es inexplicable. Todo el partido, cuatro subnormales insultando al Sevilla FC, a los sevillistas, a todo lo que no fuera Barça. Ni una canción de apoyo a su equipo, sólo insultos y más insultos. Además destilando una violencia que nos hizo sentir mal.
Gracias a Dios no se dieron cuenta que éramos del Sevilla FC, ni siquiera que éramos andaluces o, simplemente distintos. Desde luego, aunque el Sevilla FC hubiera marcado, ya estábamos preparados para no cantar el gol, aunque se puede escapar algún gesto o grito, como me pasó en Huelva hace dos años, que simplemente moví los brazos cuando marcó el Sevilla FC, y ni porque estaba en preferencia me libré de ciertos comentarios. Pero lo del sábado no hubieran sido sólo palabras, porque esos elementos no son personas normales.
¿Hay derecho a esto?. ¿Hay derecho a ir al fútbol, mi mayor pasión, tras 1.000 km, pagando una pasta por las entradas, acompañado de mi mujer y de mis padres, sevillistas de corazón y tener que mantenernos callados todo el partido, temiendo que aquello acabara en alguna tragedia?.
No lo hay. Qué pena, de verdad.
Y sin embargo, el domingo en Zaragoza todo lo contrario. Aparcamos junto al Pabellón Príncipe Felipe y desayunamos junto a éste, rodeados de aficionados del CAI, pero esta vez luciendo nuestros colores azules y amarillos del Cajasol.
Después, durante el partido, sentados en la grada junto a los mañicos, animamos a nuestro equipo con toda la naturalidad del mundo.
En ningún momento un insulto, ni ninguna situación desagradable. Todo perfecto.
¿Por qué no puede ser igual en el fútbol?. Muy fácil, por los de siempre. Por los cuatro o cinco subnormales que utilizan el fútbol para dar rienda a su cobardía y su violencia interior.
Y lo malo no es que nos fastidiaran el poder disfrutar de un partido en Barcelona, porque desde luego se me han quitado las ganas de ir a ningún otro sitio a ver un partido de fútbol, sino que cualquier día la cosa puede acabar en tragedia.
¿Qué me habrán hecho a mí los de Gijón o yo a ellos, una ciudad que me encanta y en la que pasé uno de los mejores veranos de mi vida, para no poder ir a Gijón a ver a mi equipo por miedo a recibir una paliza como pasó hace dos años?.
Erradicar la violencia, ésa es la cuestión más importante que tenemos que conseguir los aficionados al fútbol de este país, convertir el fútbol en algo tan tranquilo como el baloncesto.
Ojalá seamos capaces.

lunes, 1 de noviembre de 2010

La historia de siempre

He tenido que dejar pasar un par de días para hablar del asunto. Por dos razones, una porque me encontraba de viaje y me ha sido complicado acceder a la red, pero la segunda, y realmente importante, porque no me sentía con fuerzas.
Qué duro es recorrerse 1.000 Kms en coche, cruzar España de sur a norte, pasearte todo el sábado por Las Ramblas, Santa María del Mar, el monumento a Colón, la Vía Laietana, Gran Vía de Les Corts, La Boquería, etc., con mi camiseta del Sevilla FC, retando a todo el que me insinuaba una goleada, gastarme una pasta enorme en las entradas, en el hotel (el mismo donde se quedó el Sevilla FC), etc, para ver como mi equipo, una vez más, hace el ridículo de forma espantosa en el Camp Nou.
Es verdad que no es el mejor campo para ir a ver a tu equipo si sueñas verlo ganar, porque sin duda, es el mejor equipo del mundo, pero no hace mucho que equipos mucho peores que el Sevilla FC han ganado o empatado allí, y yo al menos, tenía la esperanza de ver un buen partido.
Pero es que, como dijo Manzano, no hubo partido. Y no lo hubo por tres razones. La primera porque el Barcelona volvió a ser el de las grandes noches catalanas. Segundo porque el Sevilla FC volvió a jugar sin intensidad, y sin intensidad te gana cualquiera, así que el mejor equipo del mundo, te golea. Y tercero porque el entrenador, a mi entender, se equivocó. Y pienso que se equivocó porque al Barcelona nadie puede salirle a jugar de tú a tú, porque de tú a tú es mejor que cualquiera. Así que sacar un centro del campo formado por Renato y Romaric con Perotti y Capel en las bandas queda muy bonito para la galería, pero es un suicidio.
Creo que si hubiéramos jugado con este equipo la cosa hubiera mejorado: Varas; Cáceres, Alexis, Escudé, Dabo; Konko, Zokora, Renato, Perotti; Kanouté y Luis Fabiano.
Con este equipo, aunque claro, ahora será imposible demostrarlo, el equipo hubiera estado mucho más equilibrado y posiblemente hubiéramos plantado algo de cara.

De todas formas, nada se puede hacer sin intensidad y de eso, últimamente, tenemos muchos partidos en que no ponemos lo que hay que poner.

Y encima, llego aquí y me encuentro que Jesús Navas tendrá que pasar por el quirófano. Desde luego, que una lesión de tobillo en el Sevilla FC es lo peor que nos puede pasar. En serio, este parece algo sobrenatural.

En fin, habrá que olvidarse de este mal trago, aunque me costará por haberlo vivido en directo, aguantando además a 4 subnormales en unas filas detrás mía, que se llevaron todo el partido rebuznando insultos a Sevilla, los sevillanos, valencianistas, madridistas, españolistas y cualquier cosa que fuera normal, porque en sus mentes deformes, no cabe otra cosa que su propia porquería, y empezar a pensar en los dos partidos que tenemos aquí en cinco días, primero el Karpaty en Liga Europea y después al Valencia en casa.