jueves, 1 de diciembre de 2016

Primer tercio

Acaba de terminar el primer tercio de liga.
En mi post de agosto pedía respecto. Ese respeto parece que se lo ha ganado ya Jorge Sampaoli.
Terceros en liga, empatados a puntos con el Barcelona en las puertas de un Madrid-Barsa y teniendo que jugar el R. Madrid en el Sánchez-Pizjuán.
Segundo en Liga de Campeones detrás de la Juventus, por culpa de ese robo espectacular que sufrimos en casa ante los italianos. Nos jugábamos el pase a octavos en Lyon, sabiendo que nos sirve hasta la derrota de un gol.
Primera eliminatoria de copa solventada fácilmente, con suplentes y jugadores del Sevilla Atc. Que sí, contra un tercera. Pero no es la primera que te llevas sorpresa en la Copa. Sin ir más lejos, el Hércules empató con el Barcelona ayer mismo.
Pero sobre todo, aparte de los resultados, este Sevilla tiene cosas muy buenas, cosas que me gustan mucho.
Juego ofensivo, valiente. Un entrenador que lee muy bien los partidos y que se adapta a ellos rápidamente. Un equipo que cree en la idea del entrenador y que va a muerte con ella.
En la parte negativa sólo dos cosas. La falta de un delantero top, salvo que Ben Yedder demuestre lo contrario en los próximos partidos y la baja aportación por el momento de los suplentes, en especial, Kiyotake, Correa o Ganso.
Si fichamos un delantero top, si compensamos un poco la plantilla en algunos puestos en los que andamos algo cojos y los primeros suplentes mejoran su rendimiento, podemos dar este año una campanada. Al tiempo.

Costernación

Hacía mucho que no escribía. Hacía ya algunas semanas que deseaba volver. Me gusta como está el Sevilla, me gusta y quería volver a ponerme delante del teclado.
Lo hago sin embargo porque necesito escribir sobre la tragedia del equipo brasileño.
Qué hija de puta es la vida. No puedo comprender porqué pasan estas cosas.
Entre ese momento de extasis en el que su partido, Danilo creo, para ese penalti que los metes en la final hasta el momento en el que se sesga sus vidas para siempre, sólo hay unos días de felicidad máxima.
Como puede cambiar todo por un gesto, por una acción. Esa acción que los lleva a la muerte a ellos, a los directivos, periodistas, etc., fue celebrada por la mayoría como lo mejor que les había pasado en su vida.
Qué pena Dios mío, qué pena.
¿Os imagináis aquel avión que llevó al Sevilla a Eindhoven, se los hubiera llevado para siempre?.
Fútbolistas, técnicos, directivos, periodistas, tripulación. Padres, hijos, esposas, hermanos, amigos, aficionados. Cuánto dolor.
Estas cosas nunca deberían pasar.

jueves, 18 de agosto de 2016

Respeto

Algo tan fácil de entender y tan difícil de aplicar, parece.

Sólo pido respeto para un profesional que ha sido capaz de hacer campeón de la Copa América a Chile, no a Brasil o Argentina, a Chile.

Respecto para un profesional con una idea clara de lo que quiere y muy valiente.

Pregunto una cosa, si estás en una batalla, en una pelea, en un problema, quién quieres que te acompañe, el valiente o el cobarde. El valiente seguro.

Y es muy valiente, porque salir a jugar en el Camp Nou con una defensa de tres formada por una canterano, Iborra y un recién llegado, es de ser muy valiente.

Por eso pido respeto. Y paciencia. Cada años hemos visto como Unai Emery, sin cambiar de filosofía, sólo de hombres, perdía el primer trimestre de la liga hasta que conseguía hacer funcionar al equipo.

Ahora parece que queremos que un recién llegado, con una visión del fútbol distinta a la que había y con un equipo nuevo, tenga resultados el primer día, jugando ante posiblemente los dos mejores equipos del mundo.

Si con Emery hacíamos las valoraciones al final, hagámoslas también entonces, o al menos, cuando haya dado tiempo de ver algo más que dos Supercopas.

Porque nos gustará más una forma u otra de jugar, Emery o Sampaoli, Bilardo o Menotti, Mourinho o Guardiola, yo soy de los segundos, pero respeto las dos, porque de los dos hay muchos ejemplos de campeones, pero nos guste cual nos guste, tenemos que tener paciencia y respecto.

Porque además, con Emery perdimos dos Supercopas ante R. Madrid (como si no la hubiéramos jugado) y con el Barcelona, tras una nefasta primera parte a la contención y una gran remontada en la segunda al ataque. Y porque con el R. Madrid (sí, con muchas bajas, como hoy el Sevilla), merecimos ganar y debíamos haber ganado. Y porque hoy, con el Barcelona, con un 0-2 y un equipo plagado de bajas, debimos habernos ido al descanso ganando 1-2 o 1-3 y no sólo no fue así, sino que encima nos marcaron el segundo en un error infantil de esos que veremos algunos este año hasta que nos adaptemos al juego.

Paciencia y respeto señores. A mí me gusta el Sevilla aunque reconozco que tiene mucho que mejorar. Pero si no te gusta, paciencia y respeto, al menos, durante unas jornadas.

jueves, 11 de agosto de 2016

Otra vez igual

He tenido que dejar pasar un día al menos. Un día sin escuchar la radio, ni leer Twitter, ni los periódicos.
Un día para reflexionar, para pensar qué pasó ayer.
El fútbol es así dirían algunos. Y esta misma situación la hemos vivido al revés, por lo que tampoco podemos rasgarnos las vestiduras.
Pero ya van dos, con distintos protagonistas, con distintas situaciones, con el mismo resultado: derrota dolorosa cuando rozabas el triunfo con las manos.
Y quizás ésta mucho peor que la de Madrid contra el Barcelona. Porque ahí, con el empate y uno más nos veíamos superiores, pero no supimos aprovecharlo. Pero ayer, ayer teníamos la victoria en el bolsillo, faltaban segundos para que el árbitro pitara el final del partido y lo dejamos escapar.
Pero vayamos al partido. Lo primero, no entendí la alineación. 
Rico en la portería (¿por qué Rico y no Soria?). Hay que jugar las dos Supercopas de las dos competiciones donde llegamos a la final y lo hicimos cada una con un portero. ¿Por qué no jugó Soria esta final y Rico la otra y así saca las conclusiones. Realmente no me gustan ninguno de los dos, pero prefiero a Soria. 
Defensa de cuatro con Mariano, Pareja, CarriÇo y Kolo. No entiendo la suplencia de Escudero, siempre que no haya habido lesiones de por medio. 
Centro del campo con Iborra, N´zonzi y Franco Vázquez. ¿Por qué Iborra y no Kranevitter. Para mí el jugador cedido por el Atlético (más allá de la sesión en sí, por poco que nos guste) ha sido uno de los mejores de la pretemporada y no entiendo su suplencia. Por otra parte, sigo sin entender que Cristóforo no tenga sitio en ese puesto de típico 5 argentino. Me gusta mucho más que Iborra. Cuestión de gustos.
Bandas para Vitolo y Kiyotake. Los dos jugaron bien, Vitolo como siempre de menos a más, siendo su despliegue físico impresionante, pero quedándose en el banquillo jugadores que a priori habían hecho en pretemporada más mérito: Konoplyanka, Correa o Sarabia. Los minutos que estuvo el ucraniano en el campo le dieron la razón al entrenador respecto a su suplencia.
De delantero centro Vietto, que parece partir con algo más de ventaja.

Por tanto, la alineación no me gustó. Ni muchos de los nombres (eché de menos a jugadores que habían estado muy bien en la pretemporada) ni en la colocación en el campo.

Los primeros veinte minutos parecían darme la razón, con gol incluido del Madrid, sin embargo, el Sevilla sin hacer nada del otro mundo fue haciéndose dueño del partido y nos fuimos al descanso con el empate en el bolsillo.

Pero si poco me gustó la alineación inicial, menos me gustaron los cambios. Es verdad que hubo dos lesionados y por tanto, poco se pudo hacer (en ambos casos hizo jugador por jugador. Pero lo que no podré entender nunca fue el cambio de Konoplyanka por Vietto, dejando al equipo sin delantero centro.

Ese cambio, a la postre y tras la expulsión de Kolo (lo de este futbolística es para mirárselo), nos dejó sin opciones de victoria en la prórroga.

Y luego están el no saber manejar un partido.

Señores, ganando 1-2 al R. Madrid en una final, cuatro minutos de descuento que me parecieron mucho (dicho sea de paso) no se puede tener un córner a favor en el minuto 92 y que el balón te lo roben sobre la marcha y el balón acabe en las redes de tu portería. Es de primero de patio de colegio.
Muy mal los que sacaron el córner y muy mal N,Zanzíbar que viene al trote y mirando a Sergio Ramos, sabiendo que si el futbolista del R. Madrid recibía el balón marcaría y no hace nada por evitarlo.
Muy mal Kolo, dejándonos en la prórroga con uno menos, en una jugada sin necesidad de hacer lo que hizo.
Y muy mal Konoplyanka, no sólo por no hacer nada en el tiempo que estuvo en el campo (es increíble cómo se arruga este futbolista en algunos partidos) , sino por perder en el último minuto de la prórroga una pelota de forma infantil que nos costó el gol del Madrid y nuestra última oportunidad de ganar la final, los penaltis.

Y dicho todo lo malo, dejó lo bueno para el final y así quedarme con un buen sabor de boca. Jugamos de tú a tú al R. Madrid, sí un R. Madrid con muchas bajas, pero un R. Madrid con jugadores de la primera plantilla, un R. Madrid con un equipo titular que ganaría cualquier liga en Europa. Y le jugamos de tú a tú, sin complejos, dominando el partido por momentos y lo tuvimos contra las cuerdas.

queda mucho, jugadores que aún no han jugado y jugadores que pueden portar mucho aunque cuenten ahora mismo menos para el entrenador. Y cuando se acoplen y se domine el sistema, quizás entonces veamos un Sevilla capaz de hacer cosas importantes.

Ahora, espera el Barcelona.

jueves, 30 de junio de 2016

Unai, yo también te doy las gracias

Sí, te doy por las gracias por los títulos conseguidos, por tu parte de responsabilidad en ello.
Pero también porque te vayas.

Nunca me gustaste. Es la verdad. Lo digo como lo siento. Y puedo decirlo porque lo llevo diciendo todo este tiempo, ganándome incluso el menosprecio de alguno que consideraba mi amigo.
Ni me has gustado nunca como entrenador, ni me caes bien como persona.

Igual que tengo asumido que no puedo caerle bien ni gustarle a todo el mundo, no pierdo ni un sólo minuto de mi vida en intentar que alguien que no me cae bien, acabe cayéndome bien. Es así y ya está.

Por eso, pese a que seas uno de los entrenadores con mejores resultados en la historia del club, yo me alegro que te vayas.

Y pese a lo que opina mucha gente, yo creo que no te has equivocado marchándote. El mundo del entrenador es distinto del futbolista. Has hecho lo que debías hacer, porque sabías que después de tres años consecutivos ganando la Europe League, este año no ibas a poder mejorar la temporada y tenías que aprovechar el caché para marcharte a uno de los grandes europeos.
Donde te has equivocado es en las formas. Primero con ese alegato de sevillismo en la celebración y luego marchándote sin dar la cara. Es imposible que me caigas bien.

Y aunque te deseo lo mejor, de verdad, de corazón, creo que vas a fracasar en París porque no tienes nivel suficiente para ese tipo de equipos.

En cualquier caso, suerte.

jueves, 2 de junio de 2016

¿Qué ha pasado Ramón?

No logro entenderlo. 
Desde el momento que leí el primer comentario en Facebook o Twitter, estoy dándole vueltas y no lo entiendo.
Pero es que no entiendo muchas cosas. Y no he querido pronunciarme hasta que no lo hiciera el club y sobre todo tú, pero después de leeros a los dos, sigo sin entenderlo.

¿Qué ha pasado Ramón?

Cómo es posible que hace sólo unos días demostraras un amor a estos colores fuera de lo común, a menos en un miembro del club y gritaras a los cuatro vientos que esta es tu casa y aquí es donde quieres estar (con otras palabras) y sólo unos días después salga la noticia que te vas porque estás cansado de la presión que supone trabajar para el equipo que quieres.

Y entonces, por qué el club al día siguiente hace un comunicado diciendo que te quedas salvo que pagues los 5 MM de euros de tu cláusula de rescisión.

Y, qué significa lo que has dicho a través de tu cuenta de instagram.

No entiendo nada. Y ninguna de las versiones que escucho me cuadran totalmente. Mucho menos la oficial.

Ni el hecho de una mega oferta por parte de un club inglés, porque entonces por qué no paga tu cláusula. Ni que te hayas enfrentado al Consejo o parte, por no compartir tu proyecto. 

No sé si algún día nos enteraremos de lo que ha pasado. Sólo espero que el Sevilla FC, los de colorao, los tuyos y los míos, no se vean afectados por esto.

Nadie es imprescindible pero tú eres muy importante. Sólo te pido que vayas con la verdad por delante e intentando hacer al Sevilla FC, los de colorao, los tuyos y los míos, el menor daño posible, ninguno.

jueves, 26 de mayo de 2016

Se acabó la temporada

Fin a una temporada extraña, pero que pase lo que pase a partir de ahora, o mejor dicho, escriba lo que escriba, sólo se puede valorar de sobresaliente. Sí, una temporada en la que ganas la Europe League y quedas subcampeón de Copa tiene que ser sobresaliente, hayas quedado como hayas quedado en la liga.

Pero si vamos viendo las competiciones, podemos valorar mejor.

- Supercopa de Europa frente al Barcelona: Partido prácticamente de temporada en el que perdimos en la prórroga tras remontar en el descanso un 4-1. Para mí, NOTABLE.

- Champions League: Jugamos la fase de grupo ante el Borussia de Mgb, Manchester City y Juventus. Quedamos terceros gracias a un gol de Llorente en el último partido ante la Juve, lo que nos permitió jugar la Europe League, y a la postre, ganarla. 
El grupo era el de la muerte. Nuestro nivel fue muy dispar y quizás por eso no quedamos entre los cuatros primeros. La clave pudo estar en la derrota en Manchester pese a haber realizado un partidario y haber tenido a los ingleses contra las cuerdas. APROBADO.

-Copa del Rey: La suerte que nos faltó en la Champions la tuvimos en la Copa del Rey, donde no tuvimos que enfrentarnos a ningún rival de máximo nivel hasta la final, si bien, en semifinales eliminamos al Celta de Vigo, que ha hecho este año una gran temporada. La final contra el Barcelona, jugada sólo cuatro días después de la final de la Europe League, empaña un poco la nota. En la final, el Sevilla partía como víctima y con la tranquilidad de haber ganado la competición europea unos días antes, pero durante el partido, tuvimos nuestras opciones y sólo la falta de físico en la mayoría de los jugadores y una mala gestión del entrenador tras la expulsión de Mascherano, nos privaron de nuestra sexta copa. Aún así, la valoración tienen que ser NOTABLE.

Europe League: Clasificados a 16* de final desde la Champions, el equipo llegó a la final con un calendario de nivel medio. En la final, sobre todo en la segunda parte, barrió a todo un Liverpool y se adjudicó su quinta copa Europe League, tercera consecutiva, algo que nadie ha hecho. La nota, por tanto, SOBRESALIENTE.

LIGA: En la supuestamente competición más importante, la de la regularidad, el Sevilla ha dado su peor versión. Ha batido el récord de no ser capaz de ganar ni un partido fuera. Sin embargo en casa se ha mostrado muy fuerte, ganando consecutivamente muchísimos partidos. La clave estuvo el día que Uani Emery entendió que sería imposible desbancar al Villarreal de la cuarta plaza y decidió jugárselo todo aúna carta en la Europe League. A partir de ese día, y salvo el partido contra el eterno rival, el Sevilla aparcó la liga y se dedicó a otras cuestiones. 
Aún así, el equipo quedó séptimo, clasificándose nuevamente para Europa. Mi nota, por tanta irregularidad y por el resultado final es de APROBADO

La media de la temporada, por tanto, tiene que ser como mínimo NOTABLE. Con matices, pero NOTABLE.




martes, 24 de mayo de 2016

5 días de locura sevillista

Describir lo vivido en estos cincos días de locura sevillista es casi imposible.

El miércoles vivimos la final de la Europe League, la quinta de nuestra historia, la tercera consecutiva, y como siempre, ganamos.

Y supo especial, por el rival, por ser la quinta, porque íbamos perdiendo al descanso y parecía que nos iban a pasar por encima, no sé, pero fue indescriptible.

Tras una primera parte en la que el Liverpool a base de fuerza nos empujó a nuestro área, nos marcó un gol y pudo habernos hecho alguno más, que hubiera sentenciado la final.

Pero llegamos vivos al descanso y allí todo cambió. Dice Unai Émery que les pidió que jugaran como en el Sánchez´-Pizjuán y eso hicieron.

Y todo cambió, el Sevilla a lo campeón, con Mariano y Coke, quién lo diría, de protagonistas le dió la vuelta al partido y se comió literalmente al Liverpool.

Gran final, gran victoria. 

Y cuatro días después, desplazamiento a Madrid para disponer otra final, esta vez de Copa del Rey.

Vivir el ambiente que había por la carretera, en la ciudad, en la Fan Zone, es una vez más, algo imposible de olvidar.

Y vivir el partido en la zona de los biris es algo único. Tengo sonidos grabados en mi mente para toda la vida. 

El momento más emotivo, cuando marca el Barcelona el segundo gol en el descuento de la prórroga y todos nos damos cuenta que hemos perdido la final, porque hasta entonces, todos creíamos que podíamos empatar.. Pues en ese momento, en el que todos nos damos cuenta que hemos perdido, sin pensarlo, bufandas al cielo y el himno del centenario sonando a toda voz.

Creo que toda España está alucinando todavía con esta afición.

Ya vendrá el momento de valorar la temporada, de pensar qué necesitamos para el año que viene y qué pasó en este u otro partido, ahora...sólo queda disfrutar y dar gracias a mi padre por hacerme sevillista.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Suenan campanas de boda

En Basilea, esta noche, suenan campanas de boda. Esta noche, por fin, puede ser la noche del sí quiero, la noche en la que el Sevilla FC y Nuestra Copa se juren amor eterno.

Nos conocimos hace diez años, en aquella calurosa noche de Eindhoven. Desde entonces, todos supimos que te querríamos para siempre, pero tras dos años de noviazgo, y cuando todo parecía que iba a acabar en boda, decidimos conocer otras cosas.

Seis o siete años deambulando de aquí para allá. Coqueteando con ésta o con aquélla, hasta que hace dos años fuimos por ti a Turín, pero esta vez de verdad, para no volver a separarnos.

Certificamos nuestros amor en Varsovia y hoy en Basilea nuestras vida se unirán para siempre.

Vamos a por nuestra copa, para siempre.

jueves, 12 de mayo de 2016

Quién esté libre de pecado....

Se ha montando en las redes sevillistas una caza al revendedor de entradas a un nivel importante.

Yo no voy a ir a Basilea. No puedo por motivos que no vienen a cuento. Ni siquiera sé si mañana podría sacarla o no, en ningún caso voy a ir a por ella y privar a otro de sevillista de poder cumplir un sueño que yo este año no puedo cumplir.

Espero de verdad que pillen a todos los que se están aprovechando de la situación para revender la entrada y ganarse un dinero, primero porque es un delito y segundo porque con su acción privan de poder ir a otros sevillistas que pudiéndoles llegar a su número de carnet, no les llega.

Pero quién soy yo para juzgarlos. Quién sois vosotros, los que me leéis o escribís barbaridades en las redes sociales para juzgarlos.

Qué se puede esperar en un país corrupto. En país de políticos corruptos, de banqueros corruptos, de empresarios corruptos.

Qué se puede esperar de un país en el que más tonto té hace un reloj, en el que cualquier autónomo (albañil, electricista, pintor, etc., con todos mis respetos a todas y cada una de las profesiones existentes) te hace trabajos sin IVA y estafa a la Hacienda Pública todo lo que puede.

Qué se puede esperar de un país en el que cualquiera que tiene que pagar un trabajo o servicio, acepta ahorrarse algunas perrillas estafando a Hacienda.

Todos, estoy seguro que todos o casi todos los que hoy gritan a los cuatro vientos y se rasgan las vestiduras por ese delito de revender una entrada, han cometido alguna vez un delito fiscal o de algún tipo.

Porque sí, miarma, comprar cd´s piratas o ropa de imitación en los puestos de frente al Nervión Plaza es un delito y piratear la señal de fútbol por internet, es un delito, y pagar servicios sin IVA, correspondiéndole, es un delito y hacer trabajos y no cobrar IVA estando sujeto y no exento, es un delito.

Así que vamos a dejarnos de hipocresía y persigamos con todas nuestras fuerzas a esos que revenden entradas para sacarse un dinerillo y que nos fastidian al resto que estamos por detrás, porque no podremos ir a la final, o al menos, tener la opción de ir, pero no los juzguemos, salvo que podamos tirar la primera piedra.