jueves, 21 de septiembre de 2017

Manteniendo el ritmo

Quizás sea un ritmo algo cansino por momentos, pero no me refiero a los ritmos de partido sino al ritmo de victoria.
13 puntos de 15 es un gran botÍn, sobre todo ahora que comienza un terrible calendario fuera de casa.
Y lo mejor para mí es que se está  consiguiendo con una brutal rotación de jugadores partido a partido.
La verdad es que creo que tenemos una plantilla amplia y de calidad y que si Berizzo es capaz de tener enchufado a todo el mundo, vamos a disfrutar muchas victorias a poco que la suerte no nos abandone.
Gran partido de kjaer, de Nzonzi, de Navas y de Correa y muy bien Banega y Mudo Vázquez por la aportación desde el banquillo.
Por último, parece que Nzonzi está volviendo a ser el jugador de la temporada pasada, pero me preocupa que sea el único jugador que no está rotando. Espero que las alternativas de Pizarro, cuando se recupere y de Geis, ayuden a ello.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Suma y sigue

Seis partidos oficiales, tres victorias y tres empates. Así es difícil creer que tenga este sentimiento agridulce.
Pero es que lo tengo, porque el equipo salvo en las segundas partes, que suele ser mejor que el rival, no acaba de darle esas sensaciones de superioridad que debe tener, no por presupuesto, pero sí por plantilla y por ranking UEFA.
El pasado miércoles fue muy inferior al Liverpool, pero arrancó un valioso empate en Anfield. Ayer, con mucho trabajo, se trajo una victoria de de Gerona, ante un recién ascendido.
Los resultados se están dando y eso de momento, puede ser suficiente. Pero hay plantilla para mucho más. Para ganar y para jugar bien al fútbol.
Solo espero que esta suerte que nos está ayudando (tres palos han servido para pasar la eliminatoria de previa de Champions, para no sentenciar el partido en Liverpool y para ganar ayer) no nos abandone en los momentos importantes de la temporada.

sábado, 2 de septiembre de 2017

Plantilla cerrada

Hace unos días pedí un esfuerzo antes del cierre del mercado.
Mis peticiones se han cubierto al 50%.
Ha venido un lateral izquierdo y un mediocentro defensivo, pero no el central ni el delantero centro.
Con ellos la plantilla queda así:
Porteros: Sergio Rico y David Soria
Lateral derecho: Corchia y Mercado
Centrales: kjaer, Pareja, Lenglet y Carrizo
Lateral Izquierdo: Escudero y Carole
Pivote: Pizarro y Geis
Volantes: Banega, Mudo Vázquez, Nzonzi, Ganso, Kron Deli, Borja Lasso
Extremo Derecho:   Navas, Sarabia, Montoya
Delantero Centro: Ben Yeder y Muriel
Extremo Izquierdo: Correa y Nolito 

En definitiva creo que es una plantilla de garantías pero bastante mejorable en El Centro de la noche.

Si el entrenador sabe sacarle jugo a todos los jugadores, podemos divertirnos otro año más y soñar con hacer algo grande 

lunes, 28 de agosto de 2017

Nunca se me olvidarán esos días

Desde el momento en que caíste al suelo y me di cuenta que algo pasaba.
Desde que mi mujer y mi madre me dijeron que te habían visto salir en la uci.
Ya no pude dormir. Vivía pegado a internet y a la radio esperando, deseando una noticia que nos diera esperanza.
Pero esa esperanza no llegaba, al contrario, cada hora que pasaba era peor.
Y jamás olvidaré ese 28 de agosto volviendo de Ayamonte y llorando como no recuerdo haber llorado antes porque la radio confirmó que te habías ido.
Imposible olvidarte, pasen los años que pasen.

Cerrar la plantilla

A falta de unos días para que se cierre el mercado de fichajes y tras haber disputado el equipo 4 partidos oficiales con dos victoria y dos empates pero un paupérrimo juego en cada uno de ellos, si de verdad queremos hacer algo importante, viendo que los grandes ganan  y que  el Valencia tiene buena pinta, creo que se debe hacer un esfuerzo por apuntalar más la plantilla en diversos puestos:

Un central: el danés es el único de garantías de momento y Lenglet puede ser un jugador que alterne titularidad con suplencia, pero ni Carrizo ni Pareja están para nada. Necesitamos un central de nivel y que Lenglet e incluso Mercado sean los recambios.

Un lateral izquierdo: porque con Escudero no podemos tirar toda la temporada, además de hacer un jugador propenso a las lesiones. El ideal sería sel brasileño por los réditos que puede dar a corto plazo, pero si no es ése, otro de nivel.

Un medio defensivo: tenemos a Pizarro y Nzonzi, pero dado que juegan 2, hay que tener como mínimo otro más. Y si se va Nzonzi, tendrían que ser dos. Desconozco cómo ha conseguido el Valencia traerse a Kondogbia, pero uno así nos hace falta.

Un delantero centro: pero de un perfil distinto. Un matador del área, que vaya bien de cabeza, que no tenemos ninguno.

Si completamos así la plantilla, empezaré a pensar que podemos hacer algo importante.

Respecto a Berizzo....de momento no me está gustando, pero le daremos tiempo.

domingo, 27 de agosto de 2017

Que acabamos de empezar

Estoy empezando ya a notar una presión desorbitada sobre un partido que no deja de ser El Segundo de la temporada.
Que sí, que yo quiero ganar. Siempre quiero ganar. Pero tampoco. Os volvamos locos porque no ganemos hoy. 
El año pasado sacábamos muchos puntos al cuarto y casi quedamos quintos...por eso, a estas alturas de temporada no hay que dramatizar.
Dicho esto, espero que ganemos en Getafe  porque somos mejores y porque así disipamos dudas durante dos semanas que no hay fútbol...a parte de tener que aguantar dos semana al entreno inferior diciendo que están por encima...como si eso significar algo.

miércoles, 23 de agosto de 2017

Pasito a pasito

Hasta en el descanso del partido pusieron la maldita canción.

Ayer lo único importante era pasar. El cómo me daba igual.

Acaso no hicimos un gran partido el año pasado en la Súpercopa de Europa y perdimos. ¿De qué sirve eso?.

Y que conste que todo el mundo sabe que no soy resultadista, pero ayer, en pleno agosto y con la planificación por terminar, lo único importante era pasar la eliminatoria.

Para analizar la planificación, las decisiones del entrenador, la capacidad defensiva del equipo o cualquier otra cuestión, nos vemos en otro post.

En éste, solo felicidad por lo conseguido.

miércoles, 12 de julio de 2017

Mi padre me enseñó

Desde chico, mi padre me enseñó que la palabra de un hombre es sagrada, que hay que cumplirla, pierda lo que se pierda.

Me enseñó también la honestidad, el ir siempre con la verdad por delante. Que nadie, decía, dice realmente, pueda mandarte callar en ningún sitio por estar faltando a la verdad.

Seguramente usted, Sr. Machín, no supo inculcarle a su hijo Víctor esos valores.

Él es un multimillonario y yo un simple empleado por cuenta ajena. Los dos tenemos mellizos, pero mientras él podrá darles todo lo que se pueda comprar, yo podré darle a las mías, algo que él jamás podrá, una educación en valores.

Mis padres me enseñaron también a no desear el mal a nadie, ni siquiera en lo deportivo, así que pese a tu traición, no te deseo ningún mal, ni ningún bien, simplemente, para mí, no existes.


domingo, 21 de mayo de 2017

Se acabó

Acabamos con goleada una temporada que en condiciones normales deberíamos valorado como un gran éxito pero que por cuestiones nos ha dejado cierto saber agridulce.

Empecemos por los objetivo: Hemos jugado cinco competiciones esta temporada. Tres de larga duración: Liga, Copa y Champions;  y dos de corta, Supercopa de España y Supercopa de Europa.

- Supercopa de Europa: Perdimos con el Real Madrid en la prórroga después de tenerlos contra las cuerdas hasta el descuento, en el cual, no fuimos capaces de amarrar el partido y nos empataron. Notable.

- Supercopa de España: Caímos ante el Barcelona a doble partido. No tuvimos muchas opciones tras perder el partido de ida, si bien, en la vuelta y jugando un partido muy bueno, fallamos un penalti (cruz de esta temporada que nos condicionó también en la Champions). Aprobado

- Copa del Rey: Caímos en segunda ronda ante el R Madrid. Cierto que Sampaoli estuvo muy mal en la ida, donde perdimos la eliminatoria, pero también es cierto que nos robaron claramente y que aun así, en la vuelta tuvimos nuestras opciones. Aprobado.

- Championes League: Pasamos a octavos en un grupo difícil, con el finalista y espero campeón, la Juventus y uno de los finalistas de la Europe League de este año, el Olympic de Lyon. El pase a octavos no fue fácil, pero el objetivo era llegar a cuartos salvo que nos tocara uno de los grandes europeos. Nos tocó el Leicester, campeón inglés de forma sorpresiva el año anterior y que luchaba esta temporada por no descender. El partido de ida fue un baño monumental con un resultado malo, 2-1, tras fallar un penalti, numerosas ocasiones de gol y encajar un gol en la única ocasión inglesa. En la vuelta el partido estuvo más igualado, aunque volvimos a fallar un penalti y varias ocasiones de gol. Decepcionante eliminación. Aprobado.

- Liga: Cuarto puesto y segunda temporada con más puntos de la historia. Sin embargo, sabor agridulce porque durante más de media liga competimos la liga a Madrid y Barcelona, sacando hasta 9 puntos al Atleti. Sin embargo, nos desfondamos coincidiendo con la eliminación de Champions y perdimos incluso el tercer puesto. No obstante, y pese a la desilusión que se palpa en el ambiente, debemos valorarlo como Notable.

Creo que tenemos que valorar la temporada con un Bien Alto, cercano al Notable.

Pero la temporada ha estado marcada por los nombres propios que reflejé en el anterior post, que estoy convencido que perjudicado claramente el paso de nuestro equipo por las distintas competiciones.

En definitiva, temporada complicada (Monchi, Biris, Sampaoli y Argentina, etc), que hemos solventado pese a todo con un cuarto puesto histórico.

Ahora queda plantear la próxima temporada rápido y bien, pues son muchos los jugadores que van salir, por distintos motivos y hay que fichar nuevamente un entrenador.

Señor Arias, demuestre que su elección ha sido correcta.


domingo, 16 de abril de 2017

Demasiados nombres propios

En una temporada que podía haber sido espectacular, es posible que se quede en nada por culpa de esos nombres propios que desgraciadamente han estado por encima del propio equipo.

Empezó Unai Emery que tras ganar tres copas de la UE y haberse ganado a la mayoría de los sevillistas, en una temporada en la que podía demostrar en Champions todo lo que habíamos hecho en la segunda competición europea, se fue por la puerta de atrás, dejándonos tirado por los euros parisinos.

Después fue Monchi, el que en mitad de la pretemporada, con un cambio espectacular de estilo y nombres, dijo que se marchaba. El que parece gritar siempre que es más sevillista que nadie, aludiendo un cansancio que no consigo entender, hizo un amago de marcha, el cual, sólo pudo retener el ahorro de la clausula.
Ahora, tras una temporada en la que se ha hablado más de su futuro que de un equipo que estaba peleando la liga 10 años después, nos deja tirado a falta de 7 jornada para acabar la liga y cuando peor estábamos anímicamente por la eliminación de la Champions ante un equipo inferior y la evaporación del sueño de ganar la liga.

El último ha sido Sampaoli, un tipo extraño que fue capaz de conquistar a una gran parte del sevillismo con su fútbol valiente y su ambición, pero que ha demostrado ser de la misma calaña que algunos otros que nos dejaron tirado a la primera de cambio. Es verdad que está ante su sueño, el entrenar a la Argentina de Messi, pero su actitud en estos últimos tiempos están siendo de lo peor de la temporada. Pero, qué se puede esperar de un entrenador que supuestamente con un contrato firmado (con el Granada), rompió el mismo para venirse al Sevilla.

Y entre todos ellos,  los Biris. No voy a entrar en si tienen razón o parte de ella. Ni tampoco en el tema de los insultos, ni en los actos violentos en los que supuestamente se han visto involucrados miembros de este grupo. Pero sí quiero decir que me han decepcionado. Porque siempre he escuchado decir a los Biris que lo único importante es el Sevilla FC, que por él mueren y sin embargo, han demostrado que eso no es así, que lo único importante, ni siquiera lo más importante, no es el Sevilla FC. Porque han visto como el equipo los necesitaba, no digo en todo un partido, pero sí en momentos puntuales y no han hecho nada por ayudarle. Yo no dejaría tirado a mi mejor amigo, a mi hermano por una razón de orgullo. Estaría enfadado con él, pero si lo viera desangrarse, iría en su ayuda.

En definitiva, una temporada llena de egos, de mirar cada uno para nuestros intereses, en vez de mirar todos en la misma dirección.

No obstante, aun en estas circunstancias, seguimos con opciones del tercer puesto (cada vez más complicado). ¿qué hubiera pasado si estas historias no hubieran pasado?. No lo sé. Pero sé que todos hubiéramos disfrutado más del fútbol y de nuestro equipo.